¿Estancado en tu evolución?

Son muchas las personas con problemas de sobrepeso que hacen cambios en su dieta o en su
actividad física y no ven resultados correspondientes a su esfuerzo o la evolución en su pérdida
de peso es mínima. En estos casos hablamos que el cuerpo ha llegado al punto de equilibrio,
recordando en el concepto de homeostasis, el correcto funcionamiento del mismo.

Cuando un cuerpo llega a un punto de equilibrio, sea positivo o negativo, es muy complicado romper con
esa relación y salir de dicho punto. Existe una armonía a nivel hormonal, de alimentación, con
ciertos hábitos deportivos, de descanso, funcionamiento intestinal… con los que resulta muy
difícil romper y generar un punto de equilibrio nuevo.
En los casos que presentan un punto de equilibrio negativo, es decir, personas con resistencia
a la insulina y con sobrepeso que aun haciendo cambios en su alimentación no avanzan o los
resultados son mínimos. Son las personas que se apuntan al gimnasio, hacen dieta y al no ver
resultados, acaban abandonando rápidamente.
El punto de equilibrio positivo sería el del deportista con un óptimo tono muscular, buena
forma física, etc. Esta persona ha alcanzado su punto de equilibrio en un punto alto. No por
ello resulta fácil salir de ahí, ya que la base de la que se parte es alta, buena alimentación
buenos hábitos deportivos, de descanso, etc. Por lo tanto, un deportista que quiera alcanzar un
punto superior puede costarle mucho trabajo, ya que su cuerpo se mueve por niveles tan
buenos que es muy complicado elevarlos.
Las personas con un punto de equilibrio negativo también tardan en conseguir salir de ese
nivel, ya que su cuerpo lleva mucho tiempo funcionando en ese punto. Pero, insistiendo y
dando tiempo para que el sistema hormonal pueda reaccionar y se empiecen a ver resultados, es posible cambiarlo.
Hay muchos cambios internos que no son apreciables al principio, pero con el tiempo ya
empiezan a verse. Es muy común que haya personas que, pasado un tiempo, comienzan a tener
buenas sensaciones, señales que nos hacen ver que ya hay cambios fisiológicos.

El deportista que implementa pequeños cambios y que le cuesta ver resultados porque su
cuerpo está cómodo en ese punto y porque el punto de equilibrio no es infinito, gracias a la insistencia,
constancia y con buenas herramientas nutricionales, seguramente conseguirá producir ese pequeño salto que dé lugar al cambio.

CLAVES:
1. Tiempo. ¡No hay botón mágico!
Hay estudios que revelan que los cambios hormonales en un cuerpo sano tardan de
dos a cuatro meses. Los biorritmos los pone el cuerpo.
2. Creer que es posible. Ser pacientes y saber que los cambios internos ya se pueden
estar dando aunque no los veamos.
3. Cuidado con los excesos. Doblar entrenamientos, bajar las calorías, suplementación a
tope sólo puede hacer que tu cuerpo se estrese. Un aumento de cortisol y una mala
conversión de hormona tiroidea genera el síndrome de fatiga crónica o déficit de
energía que, además, ralentizará tus resultados.
4. Correcta aplicación de herramientas nutricionales. Si haces todo a la vez porque
quieres ver resultados rápidos, puedes tener malas sensaciones de herramientas que,
bien utilizadas, serían buenas en la consecución de tu objetivo.
5. Cuidarse sin sufrir. Aplicando todas las claves anteriores, hay que aprender a utilizarlas sin que te genere
ningún tipo de estrés.

En Nutritrainclinic entendemos la importancia de cuidar la alimentación y guiarte durante todo el proceso. Para ello, adaptamos la nutrición a tu estilo de vida y condiciones personales, porque no todos tenemos el mismo objetivo. Por esto, nuestro equipo de profesionales clínicos adapta personalmente la dieta a tu objetivo,sin dietas milagro ni dietas predefinidas. Nos avalan más de 4500 pacientes satisfechos en 10 años, que ya forman parte de esta gran familia. Y tú…¿Hablamos?