Desde hace tiempo, nos llueven noticias de informes de la OMS y otros organismos que nos dan a conocer alimentos con partículas cancerígenas y nos previenen sobre su uso.

Por esto, cuando un paciente llega a nuestra consulta, nos encontramos con serios problemas a la hora de recomendar ciertos alimentos, puesto que ya vienen con la idea que los medios le han inculcado. Nos hablan de alimentos ricos en mercurio, alimentos cancerígenos, alimentos desaconsejados por la OMS…

¿Saludable o no?

Si nos pusiéramos a analizar nuestra vida diaria, nos daríamos cuenta de que estamos en contacto constante con aerosoles, fármacos, abonos, contaminación ambiental, alimentos o productos alimenticios… que contienen, efectivamente, partículas cancerígenas. Existen, de hecho, alimentos, productos que consumimos o cosas que hacemos diariamente que pueden provocar no solo cáncer, sino también otras enfermedades que mermarían infinitamente nuestra calidad de vida:

– Una tostada puede ser cancerígena, o cualquier producto que se haya dorado más de la cuenta.

– El atún es rico en mercurio.

– Los productos ahumados pueden cancerígenos.

– Las barbacoas pueden ser cancerígenas.

– El edulcorante comercial, también.

– El azúcar simple favorece en gran medida el diabetes, el sobre peso, enfermedades cardiovasculares…

– La falta de ejercicio es también un factor que propicia incontables enfermedades, como por ejemplo la arterosclerosis.

– La carne roja puede ser cancerígena.

– La falta de carne roja, a su vez, favorece la anemia.

Por lo tanto, ¿es recomendable que una persona que padece obesidad ingiera algunos alimentos que puedan tener alguna partícula perjudicial, pero que en su vida diaria le ayuden a mejorar esa enfermedad que le puede costar la vida?

NUTRITRAIN CLINIC y, en concreto, nuestro director y experimentado nutricionista-dietista Roberto Oliver Bolívar, os invita a mantener una alimentación equilibrada sin abusar de ningún alimento, tanto de los considerados pro-cancerígenos, como de los que no. Evidentemente, hay que poner mayor atención a los que pueden ser más perjudiciales para la salud, pero no por esto hay que privarse completamente de ellos. Recomendamos un modo de vida saludable, con la práctica de ejercicio físico de forma regular y un equilibrio entre nuestra dieta, objetivos y nuestra vida social, ya que si no tenemos un planteamiento real de nuestra vida, nunca alcanzaremos llegar a ese estado óptimo que tanto deseamos.

Roberto Oliver Bolívar

Director NUTRITRAIN CLINIC